Deportes

Dos de dos, Cúcuta se llevó todo

El estadio General Santander se convirtió en una verdadera caldera. Más de 42.000 hinchas colmaron las gradas del ‘Coloso de Lleras’ para ver cómo se jugaba el último partido de un año que quedará para la historia.

Lucas Andrés Pusineri, el técnico debutante, este lunes pudo celebrar junto a su hinchada por partida doble.

De saco y corbata, haciendo honor al importante compromiso que se jugaba, el técnico argentino vio como luego de tres años el equipo de la frontera lograba el ascenso y se ganaba la copa de la B, un premio más que merecido para un grupo que nunca dejó de creer.

La que tampoco dejó de creer fue la hinchada motilona, esa que en los últimos dos partidos en el General Santander marcó una asistencia superior a la de todos los partidos por las semifinales de la primera división. El pueblo tenía hambre de buen fútbol y eso fue lo que se le dio este año.

Este lunes, las plazas del estadio no dieron abasto. A las afueras del escenario se podían escuchar los cánticos, así como las celebraciones en los goles de Jonathan Agudelo y de Carlos Sinisterra, goles que sentenciaron una serie que acabó (3-0) tras los partidos de ida y vuelta.

Luego del resultado contundente ante el unión Magdalena, la fiesta fue inevitable en una ciudad que ya sueña con ver de nuevo el fútbol grande de Colombia.